browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Bullying y acoso escolar

Posted by on 2 diciembre, 2011

Antonio Pérez Esclarín

La violencia crece pujante en todas partes. También, por supuesto, en las escuelas, liceos y universidades. Ya no nos sorprende escuchar o leer noticias de enfrentamientos y peleas entre liceos, destrozos de mobiliarios, violaciones y asaltos a mano armada en las universidades, la exigencia de morrales transparentes para evitar que los alumnos introduzcan armas, el comportamiento violento de algunos estudiantes incluso contra sus propios profesores. De hecho, los centros educativos aparecen mucho más en las páginas de sucesos que en las de educación. Todo esto no debería sorprendernos demasiado dado que la violencia se está convirtiendo en una cultura que ha penetrado todo desde las familias hasta la política, al punto que consideramos normal insultarnos, ofendernos o maltratarnos y nos da miedo salir a la calle tomada por la delincuencia.
Pero hoy quiero abordar un tipo de violencia, que pocas veces se condena por parecer menos peligrosa, pero que con frecuencia tiene consecuencias muy graves. Me estoy refiriendo al bullying o acoso escolar, que está preocupando mucho en Europa.

La palabra bullying viene del inglés “bully”, que significa matón o agresor. En este sentido se trataría de conductas que tienen que ver de una forma reiterada con los insultos, las burlas, las bromas muy pesadas, la intimidación, la humillación, los golpes…A veces es un individuo el que acosa y maltrata; en otras, un grupo o pandilla. Por lo general, este tipo de acoso se da entre alumnos de edades comprendidas entre los 6 y los 17 años, aunque la edad de mayor riesgo en la aparición de este tipo de violencia se sitúa entre los 11 y los 15 años. Si bien estas situaciones resultan muy comunes en los centros educativos, suelen ser muy dañinas para los que las sufren. Las consecuencias van desde el temor a ir a la escuela o el liceo, el desinterés por los estudios y su abandono, el retraimiento y la angustia, hasta el causar traumas y daños irreparables que pueden llevar incluso al suicidio.

Tal es el célebre caso, entre otros, de Jokin, un alumno de 14 años que se suicidó en Hondarrabía, un pueblito vasco, harto ya de tanta humillación y maltrato por un grupo de sus compañeros de clase. Como dato bien significativo, los que han estudiado este fenómeno han descubierto que el 40% de los pacientes psiquiátricos fueron víctimas de algún matón en el liceo o el colegio.

Si bien hay una gran variedad de tipos de acosadores, todos tienen en común algo o alguien que los hace sentir inseguros, de modo que ellos fanfarronean y agreden para sentirse mejor. Por ello, la agresión y el acoso generalmente se da con espectadores, con muchachos alrededor porque para los agresores tener público es muy importante. Esto ocurre generalmente porque el agresor desea tener reputación de rudo o fuerte, por creer que eso le hará más popular. Por lo general, los agresores sufren o han sufrido humillaciones en el hogar o por parte de otros compañeros.

Para prevenir y enfrentar el problema hay que comenzar por dejar de pensar “que todo esto es normal entre estudiantes”, “que se trata tan sólo de bromas de muchachos”, y trabajar todos (familia, educadores, políticos, ciudadanos en general) por una cultura del respeto y el buen trato que combata con decisión todo insulto, maltrato, humillaciones, ofensas y nunca aliente o celebre los maltratos y peleas. Las investigaciones confirman que, en la mitad de los casos, se termina la agresión si alguno de los espectadores dice con firmeza: “Basta ya”, “esto no es gracioso”, “¿te gustaría que alguien te hiciera a ti lo mismo?”

Para finalizar, quiero recordar tres frases de Mahatma Gandhi, el apóstol de la no-violencia: “Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”. “La humanidad no puede liberarse de la violencia más que por medio de la no- violencia”. “No dejes que muera el sol sin que hayan muerto tus rencores”.

  • http://www.facebook.com/HELGAEDUCAAMBIENTALl Helga Manrique

    REALMENTE ESTAMOS A TIEMPO DE PARAR LA VIOLENCIA ENTRE NUESTROS JOVENES Y NIÑ@S¡¡ BUSQUEMOS ESTRATEGIAS EDUCATIVAS, COMO LAS BUENAS PRACTICAS AMBIENTALES QUE GENEREN ACCIONES DE AMOR POR NUESTROS SERES POR NUESTRO PLANETA¡¡